lunes, 23 de abril de 2012

La casa del obispo

Como a mi primo le gustan mucho las historias sobre fenómenos paranormales, un día le hablé de la leyenda que circula entre las gentes de mi pueblo sobre la "casa del obispo".
Cuentan que, cuando los franceses mataron al obispo Álvarez de Castro, las escaleras de la casa quedaron tan manchadas con la sangre derramada que por mucho que se limpien la mancha permanece.
Mi primo quiso comprobar en persona lo cierto de esta leyenda, dado que todos los habitantes de Hoyos la daban por verdadera, y se acercó hasta la casa. No pasó mucho tiempo desde que localizó la mancha hasta que sintió un intenso escalofrío por todo el cuerpo al comprobar todo lo que yo le había contado.
Desde entonces, cada vez que viene al pueblo, evita pasar cerca de la casa, porque, lo mismo que el resto de vecinos, siente, de manera inexplicable, que allí ocurre algo raro.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada